Nunca deje de soñar.

Manténgase concentrado en su felicidad, primero, para hacer del mundo un lugar mejor.

Cada uno de nosotros tiene derecho a crear una conciencia de la globalización, en lo que hace a la armonía cultural, espiritual y humanitaria, que comienza dentro de uno mismo.

— Virginie Maillard